Podría parecernos un ejercicio más ligado a otro deporte, pero tiene una gran transferencia al fútbol sala, para afrontar partidos ante equipos con un juego directo y efectivo de pívot de forma aérea.

  • El portero no puede tocar los obstáculos en su salida hacia el balón
  • Habrá uno o dos ayudantes que molestarán al portero en su desplazamiento, de forma pasiva


0 comentarios

Deja una respuesta

Marcador de posición del avatar

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.